lunes, 2 de marzo de 2015

Universidad en discusión


2 de marzo, 2015






La Comisión Ejecutiva de la Asociación de Docentes de la Universidad de la República difundió recientemente una declaración relativa a la condición gremial de esa Asociación, que integro personalmente desde mi ingreso a la Universidad de la República. El texto se limita a reafirmar en términos de principios la intención de defensa de sus adherentes, así como recomendar algunas cautelas institucionales genéricas a sus propios miembros que integran órganos de gobierno universitario. Se infiere de la obviedad de la calidad reivindicada, en tanto se trata de una misión propia de todo gremio defender a sus asociados, que la actuación de la Asociación ha recibido cuestionamientos a ese respecto. En cuanto la misma Comisión Ejecutiva declara haber recibido “recientemente” denuncias y haber tomado conocimiento de episodios de desarreglo en los procedimientos universitarios, la interpretación que toda reivindicación sin nombre propio se dirige inmediatamente al contexto, para identificar las situaciones sobre las que se alerta. 

Surge inmediatamente, incluso de la lectura de la prensa de la semana pasada, la referencia implícita al conflicto que han mantenido los docentes de la Comisión Sectorial de Extensión, relativa a los procesos de recontratación que fueran finalmente laudados en el Consejo Directivo Central del martes 24 de febrero.1 La declaración de la Comisión Ejecutiva no se refiere exclusivamente, sin embargo, a procedimientos de recontratación, sino también a la designación de docentes (llamados a aspiraciones y concursos, comisiones asesoras, tribunales), así como a la asignación de extensiones horarias y compensaciones especiales.

No parece razonable sostener que un contexto con “denuncias y episodios”, que ameritan a su respecto una declaración de salvaguarda de la misión gremial, pueda restringirse al cuidado de actuaciones tutelares, sin que las anomalías que motivan tal declaración hayan permeado contenidos académicos. Tampoco parecen tales desviaciones del proceder ajenas a un descaecimiento de la autonomía (ergo de la capacidad de decisión propia), pautada tanto por recursos atados desde la misma ley presupuestal (de 2010) a un destino dictado por el poder político (particularmente en el interior del país), como por la creación de una universidad estatal no autonómica (UTEC) solventada con los mismos fondos públicos.

La universidad está en discusión porque está en cuestión tanto en sus contenidos como en sus cometidos. La difusión que ha alcanzado el último debate de la elección de rector o la acritud de un conflicto interno como el que acaban de protagonizar los docentes de extensión, si bien pautan el descaecimiento de cierto estilo institucional, también ponen de relieve lo propio de la universidad, en tanto discusión del destino común. Derrida sostiene que el destino de la universidad se vincula a las Humanidades en la medida en que la discusión, en cuanto discusión acerca de la verdad que gobierna la profesión (de fe) universitaria se desarrolla “de forma privilegiada” en la universidad y en los departamentos de Humanidades.2 Si se tiene en cuenta que señala, posteriormente, que la discusión como tal no es privativa de las Humanidades, se infiere del planteo que la cuestión en juego no es una disciplina u otra en el sentido académico, sino una inclinación que replantea, sin embargo, la tradición universitaria.3

La discusión no parece disolverse en aras de la eficacia pragmática, ni del crecimiento económico. La tecnología y la empresa no pueden, contrariamente a cierta versión cargada de intereses, sino promover la discusión de los efectos y consecuencias que introducen en un entorno, que no puede simplificarse en sistema sin promover una conflictividad suplementaria. Véase sino el lugar que ocupa la cuestión ecológica entre nuestras discusiones públicas al presente y su concomitancia con el desarrollo “agroexportador” en nuestro país, particularmente desde la instalación de la empresa Botnia.

Por lo tanto la universidad no sólo está en discusión porque de ella se discute, sino que ante todo existe por sí misma en la discusión que atraviesa diferentes lugares y pertenencias. Incluso se reivindica tal discusión desde la filial “ADUR-Extensión” que protagonizó este conflicto por recontrataciones que acaba de ser dirimido.4 Que la universidad esté en discusión no quiere decir que se reforma, sino que se transforma. Porque la propia transformación del contexto ha acarreado la discusión. Conviene por lo tanto ver en ese campo el desarrollo actual de la universidad, que no la disuelve en un ítem presupuestal ni la convierte en caja de resonancia de un movimiento de opinión. La anterior afirmación supone que la universidad no puede admitir una asignación presupuestal que condiciona su autonomía sin denunciar esa intromisión, ni puede aceptar incorporarse a pragmáticas estatales, incluso y quizás sobre todo, cuando se encuentran electoralmente legitimadas. La vía que conviene transitar para desarticular los intentos de reducir lo universitario a lo contractual en la sociedad es abrir el debate sin condicionamientos.



Si bien la declaración de la Comisión Ejecutiva de ADUR que se acaba de comentar significa un paso adelante en el camino de abrir la discusión, no podemos dejar de recordar que en el semestre pasado elevamos una denuncia que quizás forma parte de la memoria que la Comisión Ejecutiva menciona, sin difundir pese a ello los casos singulares. De ahí que entendamos pertinente hacer pública esa denuncia (ver Anexo 2) de una resolución adoptada por el CDC bajo la conducción de Rodrigo Arocena, sin dejar de recordar que se vincula a un contexto de condiciones más amplias, tanto en lo académico como en lo político, que se abordará progresivamente desde este blog.


1Franco, F. “Paños fríos” La Diaria (25/02/15) http://ladiaria.com.uy/articulo/2015/2/panos-frios/
2Derrida, J. (2001) L'Université sans condition, Galilée, Paris, p.12.
3Ver nuestra lectura del planteo de Derrida en Viscardi, R. “Las Humanidades y la universidad en la globalización: interrogantes en torno a “La universidad sin condición” de J. Derrida” Revista IC, N° 7, pp.85-86 https://ipena44.files.wordpress.com/2013/02/1292342041-14viscardibaja.pdf
4Sarachu, G. Narbondo, I. “¿Cómo encauzar el debate?” La Diaria (26-02-15) http://ladiaria.com.uy/articulo/2015/2/como-encauzar-el-debate/


Anexo 1

Asociación de docentes de la Universidad de la República 

ADUR-PIT-CNT

Montevideo, 18 de febrero de 2015.
La Comisión Ejecutiva de la Asociación de Docentes de la Universidad de la República (ADUR) ha recibido recientemente denuncias y ha tomado conocimiento de episodios vinculados a la situación laboral y contractual de algunos docentes que arrojan algunas dudas en cuanto a la pertinencia y a la corrección formal y conceptual de los procedimientos y resoluciones tomadas por los órganos competentes.
Como no puede ser de otra forma, ADUR que por el Art 5 de sus estatutos debe actuar siempre velando por la defensa de los derechos laborales y la mejora de las condiciones de trabajo de los docentes de la UdelaR, manifiesta su preocupación por este tipo de situaciones. Por otro lado dejamos claro  que esta preocupación no implica una  interferencia en las naturales competencias de los diferentes organismos  de gobierno, sino un llamado de atención que aspira a que se tomen los necesarios cuidados con los procedimientos y las personas involucradas.
En función de ello, y en vista de los sucesos anteriormente mencionados, exhortamos enfáticamente a los órganos de gobierno universitarios y muy especialmente a los compañeros docentes que ocupan cargos en dichos órganos, a prestar la máxima atención a los procedimientos adoptados, de forma de extremar su transparencia y salvaguardar las garantías previstas por las ordenanzas y los estatutos. En particular nos referimos a las actuaciones relacionadas con los siguientes aspectos:  procesos de designación  de docentes (llamados a aspirantes y concursos, designación de comisiones asesoras y tribunales, etc.), procesos de evaluación y recontratación de docentes efectivos e interinos (comisiones evaluadoras, garantía de la aplicación de criterios objetivos de evaluación, etc.), otro tipo de instancias que hacen a las condiciones de trabajo de los docentes (concesión de extensiones horarias, compensaciones especiales, etc.)
ADUR reafirma su compromiso y vela por la defensa de los derechos laborales de los trabajadores docentes universitarios.


Anexo 2.


Comisión Ejecutiva de ADUR

Centros Integrantes del Federal de ADUR

De mi mayor consideración:

Solicito que se considere la siguiente información y se haga llegar la misma a los distintos centros miembros de ADUR, en razón de la significación que adquiere en el actual contexto de elección de Rector de la Universidad de la República y de designación de la delegación docente al Consejo Directivo Central.

El CDC no hizo lugar a una petición que presenté, relativa a su vez, a un recurso que me fuera denegado anteriormente por el mismo CDC. Las consideraciones que fundan el rechazo de esa petición lesionan, por haberlas adoptado el máximo órgano de dirección universitaria, los intereses del orden docente en su conjunto, en cuanto la resolución que se fundamenta se hace extensiva como antecedente y además por vía jerárquica, al conjunto de los servicios universitarios.

Mi petición cuestionaba, en particular, el argumento que encabezaba la resolución del CDC respecto al recurso inicialmente presentado. Se sostenía que el mismo había sido presentado fuera de fecha. Ahora, el plazo de presentación de aquel recurso vencía el día que tuvo lugar la movilización del paro de la educación (25 de julio) del año pasado. Según me informó mi abogado (el Dr. Hoenir Sarthou), en caso de paro, el plazo se prorroga, según el uso jurídico, al día siguiente. Por cautela, de todas formas fui aquel día hasta el edificio de Oficinas Centrales, que por supuesto, estaba cerrado a cal y canto. Ese mismo día tuvo lugar la "cadena humana", para rodear al Parlamento, por parte de los gremios docentes y además, un acto del Pit-Cnt.

Sin embargo, la resolución que les transcribo abajo, aunque acepta el motivo de mi objeción, establece que la misma es inválida ya que:

-hubiera podido presentar el recurso a la guardia gremial de rectorado

-en la Facultad de Ciencias de la Comunicación (FIC) hubo docentes que ingresaron al edificio pese al paro de 48h.

-no puedo probar que me hice presente ese día

El recurso fue ingresado con las debidas formalidades, el día 26 de julio en la mesa correspondiente de Oficinas Centrales, confirmándose por la actuación que no correspondía en prioridad presentarlo en rectorado o en la Facultad de Información y Comunicación, pero ante todo esa argumentación aprobada por el CDC (aunque con sólo 15 votos) supone:

-que los recursos quedan librados a la recepción de personal no capacitado para esa función (guardia gremial de vigilancia), cuando se trata de documentación ligada a derechos, que requiere un ingreso en condiciones apropiadas a la gestión que se inicia

-que por razones gremiales, como ha ocurrido en oportunidades anteriores, los funcionarios de vigilancia u otras secciones podrían en el futuro, amparados en una resolución oportunamente adoptada, negarse a aceptar una tarea que no les compete, o limitar su actuación por circunstancias relativas a un conflicto

-que en los recursos presentados ante resoluciones del CDC el plazo correspondiente es de 10 días corridos (que incluye días no laborables y feriados). De aceptarse que los recursos debieran presentarse incluso en condiciones en que puede denegarse su recepción por parte de los funcionarios de guardia o, por la misma razón, cumplirse la actuación sin la intervención de personal debidamente capacitado, los recursos quedan librados a los avatares del tiempo que dure un paro. Si como lo aduce la propia resolución adoptada por el CDC (que incluso toma por ejemplo el paro de 48 h. en Ciencias de la Comunicación), la medida gremial se extiende varios días y se suma un fin de semana, no se cuenta con las debidas garantías durante al menos una parte considerable del período legal de presentación, circunstancia agravada en cuanto se trata de una argumentación compleja en su elaboración.

Cabe consignar que simultáneamente a la adopción de esta resolución por el CDC, el sitio web de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación establecía el criterio opuesto, consignándose que en caso de paro en la fecha de cierre de una actuación, el plazo correspondiente se trasladaba al día siguiente. Esta medida administrativa sigue vigente en el mismo servicio hasta el día de hoy, como se anuncia en el portal de esa facultad:
http://www.fhuce.edu.uy/index.php/gestion-y-servicios/concursos/procedimientos

Nos encontramos, por lo tanto, ante la falta de garantías administrativas para el ejercicio de la democracia universitaria, lo que es peor, argumentada por parte del propio CDC.

Esta resolución fue adoptada tras permanecer durante dos sesiones en el orden del día del CDC, oportunamente desglosada por la delegación estudiantil en dicho ámbito central. En la sesión que tuvo lugar en vísperas de la última elección universitaria, la delegación estudiantil no contó con la misma integración y en esa oportunidad la resolución no fue desglosada, aprobándose por consiguiente sin discusión. Sin embargo, el contenido del proyecto de resolución no pudo dejar de concitar la atención de las delegaciones y miembros al CDC, en tanto figuraba en los primeros lugares del orden del día y además había sido desglosada expresamente durante dos sesiones anteriores. Cabe agregar que en cuanto el rector preside las sesiones del Consejo Directivo Central, queda a su cargo velar por la plena expresión de la voluntad política de los órdenes, con especial sensibilidad ante las circunstancias que pueden afectar la actuación de una delegación en el máximo órgano universitario.

En el momento de elevar el recurso inicialmente presentado informé de la actuación a los miembros titulares de la delegación docente al CDC, a través de los colegas Alejandro Bielli y Ariel Castro (en mail de 2 de agosto de 2013), asimismo, con posterioridad a no hacerse lugar a la petición relativa a aquel recurso, puse en antecedentes a la colega del ejecutivo de ADUR Central, encargada de asuntos gremiales, Débora Gribov (en mail de 9 de abril de 2014).

La trascendencia del tema no consiste exclusivamente, al presente, en que se vio afectada una actuación universitaria personal, sino que afecta ante todo a derechos y garantías de todos los docentes universitarios de la institución. El arraigo de la Universidad de la República en el país hace, en tanto institución cogobernada y autónoma, a elementales principios democráticos, que corresponde a todos salvaguardar y al propio gobierno universitario, ante todo, profesar en la institución y más allá.


Sigue abajo la resolución:

(Exp. 011150-001842-13) - VISTO: La petición formulada por el Sr. Ricardo Viscardi a efectos de que se tenga por presentado en plazo, el recurso de revocación que interpuso contra la resolución Nº 25 dictada por la Comisión Directiva de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de fecha 20 de junio de 2013, por la que se dispuso llamar a concurso abierto de méritos y pruebas para la provisión de un cargo de Prof. grado 5 del Depto. de Teoría y Metodología.

RESULTANDO: Que este Consejo por resolución Nº 35 de 17/9/13 dispuso no hacer lugar al recurso de revocación interpuesto por el mismo contra la precitada resolución por extemporáneo, confirmándola en todos sus términos. 

CONSIDERANDO: I- Que con respecto a la petición planteada corresponde señalar que aún cuando el peticionante aduce que el día 25 de julio de 2013 existió una medida gremial, ello no obsta a que existan funcionarios de guardia dentro de la Universidad de la República que puedan recibir eventualmente un escrito conteniendo un recurso administrativo como en el caso.
Que en este sentido, en lo que respecta a la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, surge del informe remitido por la Directora de División de la Facultad de Información y Comunicación, Sra. Ana Morquio lo siguiente: g...Los días 24 y 25 de julio de 2013 se registró un paro de 48 horas de AFFUR, durante el cual el local de ex licenciatura en Ciencias de la Comunicación mantuvo sus puertas cerrada.
Asimismo, se destaca que en el local permaneció una guardia de Vigilancia que se mantuvo durante las 48 hs. como es habitual en el Servicio.
Se lleva un cuaderno de novedades de Vigilancia en el cual se registra el ingreso de un docente, quien así lo solicitó presentándose en la puerta del local. 
II- Que también, en las Oficinas donde funciona Rectorado aún en días de paro hay funcionarios que cumplen tareas en su horario habitual, por tanto, el peticionante tuvo la posibilidad de presentar el recurso en dicha Oficina.
III- Que por otra parte, si bien el Sr. Viscardi menciona y prueba que el 25 de julio de 2013 se adoptó una medida gremial por parte de la Institución no acredita por ningún medio probatorio que ese día concurrió a presentar el recurso de revocación a las Oficinas de la Universidad de la República, máxime cuando ese día vencía el plazo de 10 días corridos que contaba para ello.
IV- Que en consecuencia, el recurso de referencia fue presentado fuera de plazo.
V- Que tampoco se comparte lo consignado por el Sr. Viscardi en cuanto a que para el caso de acceder a la petición, se resuelva el recurso por cuestiones de mérito y no solo por motivos de forma.
Que del análisis de la resolución Nro. 35 de este Consejo de fecha 17/09/13 surge claramente que aún cuando se considere a la recurrencia como petición calificada por ser presentada fuera de plazo, se establece que el acto impugnado es legítimo y dictado conforme a derecho (art. 24 del EPD).
Que en tal sentido, basta con observar los numerales IV a VII todos los fundamentos por los cuales se llega a dicha conclusión.
Que por tanto, aún cuando se hubiera presentado el recurso de revocación en tiempo hábil los agravios del interesado tampoco eran de recibo

ATENTO: A lo dispuesto por el artículo 318 de la Constitución, la Ley Nº 15.869, la Ley Orgánica de la Universidad Nº 12.549, la Ordenanza de Actos Administrativos y a lo informado por la Dirección General Jurídica, (distribuido Nº 97.14). 
EL CONSEJO DIRECTIVO CENTRAL RESUELVE 

I- No hacer lugar a la petición planteada por el Sr. Ricardo Viscardi con fecha 2 de diciembre de 2013.
IINotifíquese personalmente al interesado. 
(15 en 15)
Sin otro particular, saluda atentamente,


R. Viscardi,
Prof. Adj. Filosofía Teórica FHCE

Montevideo, 21 de julio, 2014.




Copia informativa:

Adur-FIC

Adur-Humanidades

Delegación del Orden Estudiantil al CDC

FEUU- Federación De Estudiantes Universitarios

Decana de la Facultad de Información y Comunicación

Ing. María Urquhart

Dr. Alvaro Rico

Dr. Roberto Markarian